sábado, 2 de agosto de 2008

Soy el cuco



Mientras el crudo invierno teñía de gris la calle de la ciudad, refugiados en un bar ellos se protegían detrás de la ventana de ese frío viceral, que atentaba con competir con el frío que sus corazones albergaban.
Observando como los transeúntes se aferraban a sus ropas tratando de escapar de aquel sabor a muerte que penetra el paisaje, ultrajando canallescamente su belleza. Una suave melodía interrumpió sus pensamientos “... nos divertimos en primavera y en invierno nos queremos morir...”, Charly, siempre tan oportuno, convirtiéndose en la banda sonora de esta charla para pasar el tiempo. Recorriendo aquel itinerario de temas de culto en una conversación con un amigo: amor, desamor, ideologías, utopías, música... en estos años de amistad, cuántas veces los habremos hablado? Y sin embargo no pierden el sabor a café... .Tráfico de cigarrillos mediante, llegamos a un territorio desconocido, un tema nunca antes tocado, por lo menos no con esa crudeza: nuestros temores.
La pregunta era ¿qué nos deparará el futuro? Qué se atreverá a regalarnos el destino y que nos arrebatará. La obsesión paranoica hacia el devenir se apoderó de nosotros por unos instantes, las caras de aquellas personas en las que no deseábamos convertirnos se dibujaba delante de nuestros ojos.
La soledad debe ser el fantasma más tenebroso al que los seres humanos huimos. Desde niños nuestras peores pesadillas se hacen realidad en la soledad, “el cuco” jamás aparecía con mamá o papá cerca. Y cuando crecemos, creemos haber madurado y ya no huir de él, pero nos equivocamos atrozmente, ya que éste muta y deja de ser una sombra que aterra infantes y se convierte en otra forma de temor, un temor más “adulto”. El temor a llegar a determinada edad y no tener hijos, a no tener pareja estable, ni un amor con quien envejecer...
Aún seguimos huyendo al cuco.
¿Pero a que le tememos? Si en la soledad no encontraremos nada, mas que a nosotros mismos. Entonces... a eso le tememos? ¿Acaso seremos nuestra peor pesadilla?
La gran revelación que esa tarde de café y cigarrillo me dejo fue: “el cuco soy yo”, siempre fui yo, nunca hubo nadie más en mi cuarto a los 6 que yo, no hay nadie mas en mi cuarto a los 22 que yo...



Dejemos de correr, deja de correr, dejo de correr y por fin me enfrento al cuco.






3 comentarios:

Pablo_snm dijo...

Feliz de que te hayas animado a publicar esta maravilla. Ya te había dicho personalmnete que me pareció buenísima la vuelta de tuerca que le has dado al "cuco", en verdad, a nuestros miedos. Lo que me preguntaba ahora que vuelvo a leerlo es: ¿Será que por eso nos "inventamos" un Dios? ¿Para que cuando estemos solos no nos soprenda el "cuco"? ¿Será por eso que su imagen se nos asemeja? En que lío me has metido...

Morkelik dijo...

me hiciste recordar una escena de la pelicula "el camino de los sueños" de david lynch.
un hombre obsesionado con una esquina, porque teme encontrar a la vuelta al "cuco". hace terapia, un dia el terapeuta lo convence de que en esa esquina no hay nada, le dice que son solo sus fantasias. asi que lo toma de la mano y lo lleva. cuando dan la vuelta un linyera identido al cuco que el hombre imaginaba se les viene encima. el hombre se encuentra con su propio miedo. es genial. contada asi pierde mucho pero realmente es una escena muy muy buena.

[tierrayLibertad] dijo...

hola.
bueno, antes que nada, llegué a tu blog porque dejaste una huella por el mío y la intriga me empujó a venirme por tus pagos. Muy lindo blog el tuyo tmb. es cierto que compartimos muchos gustos y es más que interesante cruzarse con gente que piensa de manera semejante a uno, y eso que soy una de las aficionadas por la DIVERSIDAD (en todas sus formas) pero cruzarse con gente que comparte la misma lupa para ver este mundo, no es cosa de todos los días. Y más lindo todavía es saber que somos jóvenes, y que en gente que no soló mirá, tenemos la capacidad de VER y PENSAR.
Debo decirte que no me sorprende que te dediques a la Historia, yo hice dos años de la licenciatura y buen, por cuestiones personales abandoné, pero la historia es una pasión que me abrió la cabeza a muchas cosas y que le dió forma a mi cabeza. Estoy segura que a vos te pasó algo parecido.
Bueno aliada, seguí escuchando buena música, y nos estamos visitando
SNM
[tierra y Libertad]