lunes, 28 de julio de 2008

Say No More

Entre 1900 y 1910 en Viena, aparece un periodista, Karl Kraus, que desde un duro cinismo se atrevió a criticar al periodismo del momento. Periodismo de masas. Para contextualizarnos un poco estamos hablando de una Europa en preguerra, donde el clima del estallido del conflicto se respiraba casi tanto como el hollín de las nuevas ciudades industrializadas. El periodismo de esta época -no muy diferente al de hoy en día- fetichizaba alrededor de la violeta idea de un posible enfrentamiento armado entre grandes potencias, alimentándola con la propaganda bélica. Hoy muchos historiadores consideran esta propaganda como uno de los factores en la génesis del estallido de la Guerra Mundial.

En esos tiempos Karl Kraus, comienza a sacar un diario "La Antorcha", destinado a esta critica, sin embargo llegado determinado momento decide dejar de editarlo y ante el pedido de sus lectores él responde : "Cuando los hechos de la realidad superan nuestra imaginación más febril, ya no hay nada que decir". Tras esta frase se llama al silencio dado que no creía que palabras como "horror" fueran capaces de describir el verdadero horror con el que amanecía y convenía todos los días.


" En esta época en la que ocurre justamente lo que uno no podía imaginarse, y en la que ha de ocurrir lo que uno ya no podía imaginarse, si pudiera, no ocurriría; en esta época tan sería que se ha muerto de risa ante la posibilidad de que pudiera ir en serio; que sorprendida por su lado trágico busca el modo de disiparse, y al pillarse con las manos en la masa se pone a buscar palabras; en esta época ruidosa que retiembla con la sinfonía estremecedora de acciones que provocan noticias y de noticias que disculpan acciones, en una época así no esperen de mí ni una sola palabra propia. Ninguna salvo ésta, justamente la que protege aún al silencio de ser malentendido. Pues hasta ese punto está firmemente asentado en mí el respeto por lo intocable del lenguaje, por su condición subordinada a la desgracia. En los reinos donde sobra escasez de fantasías, donde muere el hombre de hambre espiritual sin husmear siquiera lo ayuno de su alma, donde la pluma se moja en sangre y la espada en tinta, allí ha de hacerse lo que se piensa, pero lo que llega sólo a pensarse es inexpresable. No esperen de mí una sola palabra. Ni sería yo capaz de decir alguna nueva: a tanto llega el estruendo en el cuarto en que uno escribe, y no es momento de decidir si procede de animales, o de niños, o tan solo de morteros. Quien hace honor a las acciones deshonra acción y palabra a un tiempo y es doblemente despreciable. Es ése un oficio que no se ha extinguido. Los que ahora nada tienen que decir porque la acción tiene la palabra siguen hablando. ¡Quién tenga algo que decir que dé el paso al frente y calle para siempre!

Karl Kraus, La Antorcha (fragmento)


Me pareció rescatar a este personaje porque nosotros nos encotramos inmersos en un época en la que el periodismo de masas es el encargado de difundir y reproducir, con aterradora eficacia, ideologías a cada momento.
El lenguaje debe producir el mundo, no reproducir el ya existente. Utlizando de esta inocua forma no es mas que un adorno masificador de lo cotidiano, sin dar lugar al cambio, lo cual es una aberración dado que el lenguaje es el instrumento del cambio, lo que nos puede permitir avanzar y evolucionar.

Bueno les dejo el resto a ustedes, lo que piensen, lo que acuerden o desacuerden es bienvenidos a agregar.

4 comentarios:

menta dijo...

la verdad es que si hay algo que me tiene podrido son los periodistas. odio la manera en la que se hace periodismo.
el periodismo es un fenómeno histórico y ojalá que desaparezca. dios bendiga los blogs y a google y a santa y a bush. oh, dios, estamos perdidos.
la verdad es que no me gusta ninguno de los diarios (ni crítica, ni página) y los otros que no me acuerdo como se llamaban. ni hablar de los noticieros, ni de los programas humorísticos que también dan noticias. lo que hizo canal trece con el conflicto con los productores agrarios fue tremendo. recorte de la realidad. son artistas.

a vos te quiero y te firmo
quiero bailar. tengo una peli que me dio más ganas de bailar. eugenia también baila tango.
te extraño

beso

Tere dijo...

Hola!
Acabamos de conocer tu blog y te invitamos a pasar por el nuestro sobre Silvio Rodriguez, el placer de la vida.
Nos encantarian tus opiniones. Un saludo:

www.lacoctelera.com/silviorodriguezpuntog

Pablo_snm dijo...

Ya llegará el tiempo para nuestro silencio. Hoy, nos conviene seguir explorando las palabras para descubrir todo lo que tienen para decir. Ya llegará el día en que el mundo de los vocablos no nos sea suficiente. Hoy, seguiremos -incluso- utilizando palabras de otros porque nuestro hambre de decir se devora las pocas que sabemos usar más o menos bien. Nuestras palabras son jóvenes aún. Dejemos el silencio para Los Grandes. Pero tranquila, querida amiga, que llegará el día en que hayamos reproducido y dicho tanto que no valdrá la pena repetirlo, y alcanzaremos también el día en que advertiremos el divorcio entre la dimensión de las palabras y la dimensión de la realidad. Pero ese día no ha llegado para nosotros. Seguí diciéndolo, seguí leyendo a aquellos que lo dijeron, seguí parafraseando a los que han hallado las mejores palabras para decirlo, seguí hurtando esas palabras para hacerla propias, y volvé a decirlo con palabras nuevas... Pero no te silencies que aún somos muchos los que necesitamos escuchar que otro lo susurra para animarnos a convidar nuestros propios susurros, y unirnos así en un único aullido susurrado de resistencia. Por ahora podemos hacernos los distraídos y creer que el horror que se vive es el mismo que el diccionario acusa... Por ahora, lo necesitamos...

Morkelik dijo...

muy interesante el post. que bien escribis!!! estoy orgullosa, si, como esas madres que leen el cuadernos de sus hijos, jajaja.

solo dire algo: el periodismo y la comunicacion masiva de hecho producen el mundo. no es que se limitan a reproducirlo y punto. hay una construccion constante de la realidad por parte de los medios, y por supuesto no es imparcial, todo lo contrario.
lindo tema para el debate no?